"Decir"sentimientos


A veces se hacen pocas las palabras cuando se quieren “decir”sentimientos, y no se abarca todo ese universo que se quiere y se necesita expresar; otras veces no se puede exorcizar las emociones que nos estrangulan el alma , y a solas, en el acto más íntimo que una puede tener consigo misma, cuando la poesía adquiere ese matiz de eterna confidente, y su verbo es el tuyo, ahí se queda plasmado, compartido con el mundo lo que somos, la poesía se hace voz, nos desnuda y nos devuelve a nuestros orígenes eternos, al corazón del universo.

viernes, 30 de junio de 2017

RAÍCES

Miriam entró en aquel pasillo de la galería de arte siguiendo una llamada que no venia del exterior, se desgajó del grupo y sin saber porque, como abducida por una fuerza invisible, se encontró frente al cuadro de la abuela chamánica.
Absorta, mientras los ojos de la abuela indígena se incrustaban en su alma, comenzó a escuchar el sonido del tambor que la anciana tomaba en sus manos, retumbando en su interior, su sangre se iba alborotando, los latidos de su corazón se aceleraban,  como alegrándose de haberla encontrado, como  llamándola para cumplir con su linaje; pero al mismo tiempo mientras Miriam se dejaba llevar, una veta de sentido común irrumpía en su trance diciéndole que eso no era posible, ella, una estudiante de medicina que dudaba de su oficio, de piel blanca como la espuma del mar, de bucles rojizos como un atardecer austral, no se identificaba con el gesto austero de la abuela del cuadro, aquella piel oscura, aquella mirada incisiva y penetrante que traspasaba el óleo, y que la sometió otra vez a ese estado hipnótico sin darle tiempo a pestañear, envolviéndola de nuevo en un viaje a las montañas tucumanas.
 Allí, asida a la altiva mirada del halcón se vio así misma descender para verse mujer medicina de los Mapuches, allí, como en un fogonazo de luz encontró el origen de su actual vocación, allí se encontró con la mujer anciana del cuadro sentada con la tribu, sanando con su tambor corazón.

Sintió recuperar la energía que antaño poseía, la fe, la sabiduría que la naturaleza le había facilitado en otra vida, ahora estaba completamente segura de lo que había venido a hacer en esta vida, sabría a dónde recurrir para aliviar el dolor de los cuerpos humanos cuando la medicina de los laboratorios fallaran, sabría con su tambor como recuperar las almas perdidas.  Al regresar ante el cuadro, Miriam, sonrió a la abuela mapuche y tras un gesto de agradecido y respetuoso saludo, salió de la galería, inspirando el aire de la calle como si fuera la primera vez que lo hacía.
Liliana@Agosto 2015

BASTA!!

Basta!
No existen los sueños
cuando nadie duerme
cuando una exhalación
transforma el aire
de la muerte
en la exclamación
de una victoria manoseada.
Basta!
A la venida de tantos mesías
oradores del cielo
criminólogos de los infiernos,
asesinos a sueldo.
Basta!
A las preguntas que resbalan
en las  comisuras de los labios
ateridos de miedos.
A las repuestas que estallan
en el peregrinar de una mirada
en busca de un refugio
que dé tregua
a tanto desaliento.
Horror!
Palpar en la oscuridad
del día
el rostro ensangrentado
de aquel a quién
le diste la vida
Y rezar para despertar
del sueño impenitente
de los apátridas.
Y recordar
que no puedes soñar
-          aunque sea un mal sueño –
si no puedes dormir
en las puertas del infierno.
Y entonces gritar:
Basta!
Basta ya!
A ese dios por el que luchar
a cambio de morir
sin respuesta que esperar….
Gritarle:
Basta ya!
A la sinrazón que no te da de comer
Que te arrebata a tu hijo
Que no te deja dormir
Que no te deja soñar
Que no te deja vivir.
Basta!
Al dolor,
a la incomprensión
y al despropósito del ser que no llega
a ser humano.
Al amor perdido
entre las palmas de las manos.
Al amor manchado de sangre
en la historia más antigua
y siempre reciente

de este mundo despiadado.
Liliana@Agosto2015

ELLAS

La Luna implora mi mirada,
no puede con la culpa de saberse bella,
y no morir nunca.
Cada mes simula su muerte
para renacer esplendorosa
al mes siguiente.
No tiene la culpa de ser eterna
No tiene la culpa de su belleza
Pero ella no lo sabe
Como no saben las mujeres
que no tienen la culpa
de su sangre epicúrea
y rinden cuentas
que no han sido concebidas,
y viven ,
hasta que alguien decide que no lo hagan
La Luna no calienta pero ilumina
su andar discreto hace discurrir la vida
entre zarzales nocturnos y cultivos de dias
su sinfonía orquesta las mareas
y nuestras lágrimas
y nuestras alegrías.
Ellas tan impertubables
como el haz helénico que las seduce
caminan sobre la faz de la Tierra
Desnudas, descalzas, con las manos abiertas
Acogiendo vida,
Sembrando esperanza
Denunciando desdichas
Nunca dejan de velar la noche
Nunca dejan de desafiar el día
La luna , marcando el paso
Y ellas, siempre indulgentes
Siempre insurrectas
Ellas,…
siempre,
danzando en las noches,
caminando en los días.
LilianaTA©Abril2017